Cuando el otoño se levanta

  • EditorialBelacqua

  • Año: 2002

  • Número de páginas223

Comprar la novela


Félix  Suárez,  un  novelista  de  éxito,  editor  de  uno  de  los  periódicos  más importantes   de   una   ciudad   española   es   vanidoso   y   arrogante,   goza   de fama,   premios   literarios   y   éxito   con   las   mujeres,   con   los   que   consigue distanciarse  de  su  único  problema:  la  soledad  en  un  ambiente  mentiroso de  adulación.  La  repentina  muerte  de  su  único  hermano  le  provoca  una grave   crisis   existencial;   por   primera   vez   se   pregunta   por   el   verdadero sentido  de  su  vida,  una  vida  amarga  a  pesar  de  las  apariencias.  Gracias  a  un encuentro  imprevisto  con  Tirso,  su  mejor  amigo  de  la  infancia  y  la  juventud, regresa  a  su  pasado  para  descubrir  los  nudos  que  le  impiden  ser  feliz. Miguel  Aranguren  recrea  el  onírico  mundo  de  los  niños,  aquellos  paisajes en  los  que  todos  los  hombres  hemos  construido  un  mundo  ideal.  También retrata  con  precisión  las  rebeldías  de  la  adolescencia  y  los  sueños  de  la juventud.  Escribe  sin  miedo  acerca  del  bien  y  del  mal,  la  balanza  moral sobre   la   que   construimos   nuestra   vida   de   adultos   y   sus   personajes, trazados   con   maestría,   invitan   a   cada   lector   a   indagar   sobre   su   propio pasado  en  busca  de  aquellos  momentos  que  esculpieron  los  trazados  de  la personalidad.

“Cuando  el  otoño  se  levanta”  es  algo  más  que  una  novela:  es  la  confesión más íntima que cada uno de nosotros quisiera realizar.

Reseñas

“Miguel  Aranguren  recrea  el  onírico  mundo  de  los  niños,  aquellos  paisajes  en  los  que  todos  los  hombres  hemos  construido un mundo ideal” (Retamar, enero 2003).

“Nueva  novela  de  Miguel  Aranguren,  escritor  que  va  dando  forma  a  un  mundo  literario  muy  personal,  bastante  alejado  por suerte  de  los  tics  narrativos  de  la  joven  literatura,  pues  se  basa  en  una  honda  concepción  del  ser  humano,  como  ya  demostró en novelas anteriores” (Mundo Cristiano, enero 2003).

“De  lo  observado  y  lo  vivido  en  numerosos  viajes  a  la  aventura  que  bucea  en  la  intimidad.  Ese  es  el  trayecto  que  define  la experiencia  narrativa  de  Miguel  Aranguren,  experiencia  que  va  desde  esa  acción  externa,  registrada  en  ‘Desde  un  tren africano’,  hasta  optar  por  la  acción  intimista  de  ‘Cuando  el  otoño  se  levanta’,  una  suerte  de  autobiografía  ficticia  en  la  que  el protagonista  reconstruye  las  vivencias  de  su  infancia  (...)  La  trama  justifica  su  fin.  El  resultado  supera  a  la  novela  que  le precede” (Pilar Castro, El Cultural, 26 de diciembre de 2002).

“Miguel  Aranguren  presenta  otra  manera  de  mirar  la  realidad,  más  atenta  a  las  repercusiones  en  las  personas  (...)  Aranguren parece encontrar la puerta de salida, y allí conduce a sus lectores” (Menos 25, 25 de noviembre de 2002).

“Félix  Suárez,  un  escritor  afamado  y  cargado  de  vanidad,  sufre  la  pérdida  de  su  único  hermano,  lo  que  le  llevará  a  un  proceso de  autodestrucción  que  sólo  podrá  detener  el  rencuentro  con  Tirso,  su  mejor  amigo  de  la  infancia.  Miguel  Aranguren  nos vuelve  a  sorprender  con  una  novela  cargada  de  mensaje  e  interrogantes.  Consigue  que  cada  lector  se  pregunte  por  el  sentido de la vida y por el valor de la amistad. Todo un acierto” (Veinte, noviembre 2002).

“La  muerte  de  su  hermano  provoca  en  Félix  una  grave  crisis  existencial,  que  le  lleva  a  preguntarse  por  el  verdadero  sentido de su vida” (Semana, 4 de diciembre de 2002).

“Hay  un  tiempo,  ‘Cuando  el  otoño  se  levanta’,  en  el  que  el  hombre  por  fin  puede  enfrentarse  a  su  destino  para  no  demorar más  su  estancia  en  la  mediocridad.  Con  una  prosa  ágil  e  íntima,  Miguel  Aranguren  le  concede  a  sus  personajes  un  tiempo para  la  reflexión,  mientras  nos  da  la  oportunidad  de  disfrutar  de  un  relato  intenso  e  ininterrumpido,  con  el  que  posiblemente podrás identificarte” (Calibán, noviembre de 2002)

“El  argumento  es  leve  pero  sólido.  Hay  momentos  emotivos.  Hay  otros  más  duros,  como  la  muerte  de  Chema,  clave  para entender  la  crisis  que  atraviesa  el  narrador.  Los  personajes  representan  de  alguna  manera  el  vacío  de  la  modernidad.  Los recuerdos  de  la  infancia  y  el  anhelo  de  la  amistad  sirven  a  Félix  Suárez  de  acicate  para  recuperar  la  fe  en  la  vida  y  en  la amistad, lo que no es poco para salir de la niebla” (Aceprensa, 13 de noviembre de 2002).

“La  muerte  de  su  único  hermano  condiciona  la  actitud  y  la  personalidad  del  protagonista,  hasta  el  punto  de  llegar  a convertirse en una obsesión existencial” (Hola, 31 de octubre de 2002)


    Lee las primeras páginas