Aquel verano

  • EditorialPalabra

  • Año: 2000

  • Número de páginas: 254

  • Edición: 8ª edición Colección Astor

  • ISBN9788482398457

Comprar la novela


Bibliotráiler


 
 

Rodrigo tiene quince años y es hijo único y huérfano de madre. Su padre ocupa un importante puesto en una compañía internacional de tabaco, pero no tiene tiempo para él. La proximidad del verano, un hecho aparentemente irrelevante, hará que se desate una cadena de acontecimientos que cambiarán la vida del muchacho. Durante esas vacaciones encontrará el primer amor, en el ambiente rural de un pueblo vasco, así como las raíces de su propia vida, ocultas por el miedo al pasado de su progenitor. Miguel Aranguren revisó su segunda novela, ya agotada, para devolverla a sus lectores en toda su frescura.

Reseñas

"Miguel Aranguren es una joven promesa de la literatura española. Esta obra constituye su cuarta novela. En ella relata las andanzas de un joven de quince años a quien una estancia en su tierra natal durante un verano supondrá un cambio radical en su vida. Saldrá a la luz el por qué de la misteriosa conducta de su padre, sabrá qué significa establecer un contacto directo con la tierra y con los hombres que la tierra forja y, sobre todo, descubrirá su primer amor, limpio y atrayente. La pluma de Aranguren recorre bien todos estos sucesos: con brillantez unas veces, con ligera ironía otras, pero siempre con calor y cercanía" (Juan Manuel Burgos, Mundo Cristiano, julio y agosto de 2000).

"Rodrigo tiene quince años y es huérfano de madre. Veraneará en el pueblo que le vio nacer, en el norte de España. Allí, gracias a las conversaciones con los supervivientes del pasado y al contacto con la naturaleza, conocerá las heridas de su familia, podrá descubrir el valor de las raíces y la importancia de la amistad" (Hacer familia, julio y agosto de 2000).

"Una novela para disfrutar con calidad del tiempo libre en las fechas estivales. Miguel Aranguren forma parte del grupo de nuevos escritores que han venido a enriquecer el panorama literario español. Lejos del pesimismo que caracteriza a algunos de los autores de su generación, encontramos aquí un estilo fresco y amable, tan de agradecer" (La Verdad, 8 de julio de 2000).

"‘Aquel verano’ es un libro cargado de nostalgia y de belleza. Rodrigo es huérfano de madre y su padre, Julián, le abandona constantemente en caros internados alrededor del mundo para asegurarse una educación completa. Mientras tanto, su padre se sumerge en su trabajo para olvidar el dolor que le produce su pasado, en el que habita el recuerdo de su mujer en un hermoso valle del norte de España. A ese valle volverá Rodrigo, después de muchos años, para pasar el verano en el caserío de su abuela. Durante esos meses Rodrigo aprenderá a entender la huida de su padre, siempre escondiéndose de sus raíces que tantas lágrimas le hicieron derramar. Conocerá también el amor, a través de los ojos de Ana, los más bonitos del valle. Historias románticas que llegan desde el otro lado del océano, misterios tropicales, habaneras y héroes revolucionarios que sólo conocieron los españoles que emigraron a América del Sur, desgracias familiares llenas de amor y pérdidas jamás olvidadas se unen en este libro que presenta a unos personajes dulces como la abuela, tiernos como Matamoros, o entrañables como don Eustaquio, el cura del valle. Un libro inolvidable" (Alfa y Omega, 7 de septiembre de 2000).

"Aquel verano" es una historia de amor y amistad, narrada y protagonizada por Rodrigo. La novela está escrita con un estilo eficaz, dinámico. Con pericia, el autor penetra en la intimidad de Rodrigo, un adolescente atípico, buena persona, que ha llevado hasta ahora una vida despegada y fría, pero que tiene ganas de tomarle el pulso a la vida.

No recurre Aranguren a efectos morbosos para forzar la trama de la novela, ni pasean por sus páginas obsesiones literaturizadas, tan presentes en otras novelas actuales protagonizadas por adolescentes un tanto enfermizos. Lo más sorprendente de esta novela es su buscada y conseguida naturalidad, también a la hora de describir los sentimientos más personalizados. (Adolfo Torrecilla, Aceprensa, 27 de septiembre de 2000).

"Las incertidumbres de un adolescente, sus miedos, su forma de recuperar el pasado, las heridas de su familia y enfrentarse a esos fantasmas es el argumento que ha llevado a Miguel Aranguren a emboscarse en su cuarta novela, ‘Aquel verano’, una historia que es pura literatura (...) La suya es una novela de introspección vitalista, el verano de un joven de quince años que está descubriendo el mundo, a su padre, al primer amor" (Antonio Lucas, El Mundo, 13 de octubre de 2000).

"Un adolescente de buena cuna, que lee a Azorín y al que su padre, viudo y alto ejecutivo, tiene interno en colegios del extranjero, pasa un verano con su abuela y con los fantasmas familiares en el pueblo en el que nació, en un País Vasco que casi es Castilla. El joven escritor Miguel Aranguren revuelve de nuevo, con presteza y ánimo descriptivo, una isla de paz casi decimonónica, sólo perturbada por los ecos siniestros del terrorismo" (El Correo, 18 de octubre de 2000).

"Un verano, el joven Rodrigo decide pasar las vacaciones con la familia de su padre en un pueblo del País Vasco. Allí descubre las raíces de su propio pasado. Novela escrita con un estilo cordial, diáfano, que retrata sin grandes pretensiones sociológicas las complejidades de la adolescencia" (TELVA, diciembre de 2000).

"De historia familiar, del encuentro, en suma, con el escenario que guarda todo lo vivido, trata ‘Aquel verano’, donde Miguel Aranguren recupera la intimidad, recuerdos de adolescencia y descubrimientos ligados al lugar que, en esa etapa, marcó su iniciación a la vida adulta. De esa idea, revisada y reelaborada nace este relato novelesco (...) El argumento, diseñado con el modelo de los clásicos del realismo, con una prosa de tono evocador, a veces lírico, (...) gira en torno al caserío de la abuela del protagonista. Allí, además de encontrarse con una galería de tipos que ambientan el relato a la vez que prestan testimonio sobre el peso social de la familia en un pueblo aferrado a sus tradiciones, el muchacho descubre su historia" (Pilar Castro, El Cultural, 10 de enero de 2001).

"El argumento se centra en la estancia, durante un verano, de un joven de quince años en el pueblo de su padre (...) Todo esto, acompañado de la relación de este chico con la gente llana del campo, hará que su conducta y modo de vivir no vuelvan a ser como los de antes. Una novela positiva, escrita con un estilo sencillo y melancólico" (Canal Solidario, 8 de febrero de 2001)

Otras críticas