Ediciones Tempo. Año 1995-95 páginas
            Rodrigo   Gárate   es   hijo   único,   huérfano   de   madre.   Su   padre   trabaja   en   una multinacional    y    no    tiene    tiempo    para    dedicarle.    Un    verano    en    el    que    se entremezcla    en    la    vida    de    Rodrigo    la    llegada    de    la    adolescencia    y    la imposibilidad   de   pasar   las   vacaciones   junto   a   su   padre,   recibe   la   invitación   de su   abuela   paterna   -personaje   casi   desconocido   por   el   muchacho-   para   que   viaje hasta   el   pueblo   del   norte   en   el   que   nacieron   él   y   su   padre,   pero   del   que Rodrigo   no   conserva   un   solo   recuerdo.   Estos   son   los   componentes   principales de    un    libro    en    el    que    aflora    la    búsqueda    de    las    raíces    familiares,    el costumbrismo    de    la    vida    rural    frente    al    mundo    urbano,    una    colección    de rebeldías   y   sueños,   los   que   casi   todos   tuvimos   a   los   quince   años.   Ilustrado   por el   autor   con   un   óleo   de   portada   ("Manuela   se   acaba   de   despertar")   y   doce dibujos   a   tinta   en   el   interior,   la   novela   describe   también   el   primer   amor,   aquel que deja una huella especial en el corazón y que conservamos con ternura.
"El   muchacho,   junto   a   su   abuela,   revive   el   pasado   y   vivifica   al   mismo   tiempo   el   presente,   descubre   sus   raíces,   los lazos   invisibles   que   explican   algunos   de   los   secretos   de   la   particular   relación   con   un   padre   viudo   y   siempre   atado por   el   trabajo,   y   por   eso   forma   -desde   ese   momento   de   manera   distinta-   su   personalidad   (...)   Aranguren   nos presenta   escenas,   dibuja   ambientes,   apunta   sentimientos,   desarrolla   afanes   y   desentraña   dudas   y   dolores   que   nos resultan   propios.   Podría   habernos   ocurrido   la   peripecia   vital   de   la   familia   Gárate,   nos   sentimos   identificados   con   el personaje:   nos   resulta   real   y   verosímil   (...)   Creo   que   es   característica   de   buena   literatura   esa   mezcla   de   distancia   y cercanía   que   suscita   en   el   lector   sentimientos   y   reflexiones   de   proximidad   con   lo   narrado.   También,   por   la arquitectura   literaria   que   hace   posible   esa   mezcla,   cada   lector   puede   completar   el   texto   con   lo   que   éste   le   sugiere, hacerlo   suyo,   embarcarse   en   la   aventura   propuesta   por Aranguren   (...)   La   lectura   de   El   mirador   del   valle   nos   revela a   un   escritor   pictórico:   Miguel Aranguren   es   un   excelente   pintor   y   el   lector   lo   descubre   en   este   libro   no   sólo   por   las ilustraciones   de   cada   capítulo,   sino   por   las   descripciones   de   las   reuniones   familiares,   de   las   fiestas   del   pueblo,   del panorama   de   las   excursiones   o   el   carácter   indiano   de   algunas   edificaciones".   (Marcos   Salaverría,   El   Mundo ,   8   de abril de 1995). "Segunda   novela   de   Miguel   Aranguren.   En   este   relato   corto,   el   autor   combina   de   una   manera   sabia   la   pura narración   con   los   diálogos   y   la   introducción   de   pasajes   más   reflexivos.   Lo   que   más   llama   la   atención   es   la   fusión del   individualismo   con   lo   que   sucede   en   torno   a   Rodrigo,   sin   caer   nunca   en   una   redacción   psicológica.   Todo   es muy    normal,    hasta    los    sentimientos    y    las    relaciones    familiares,    incluso    la    descripción    del    primer    amor    del protagonista". (Adolfo Torrecilla, Aceprensa , 12 de julio de 1995). "Miguel Aranguren   tiene   veinticinco   años   y   esta   es   su   segunda   novela. Autobiográfico   en   parte,   intimista,   con   una buena   recreación   del   mundo   de   la   infancia   y   de   la   adolescencia,   el   libro   merece   una   amplia   difusión,   aunque   es dura   hoy   la   competencia   entre   los   jóvenes   narradores,   entre   otras   cosas   porque   se   sigue   llamando   joven   al   que cuenta   ya   más   de   cuarenta   años   (...)   Hay   lectores   que   se   quejan   de   lo   raras   que   son   las   novelas   de   nuestros   autores jóvenes:   aquí   tiene   una   sencilla,   escrita   con   sobriedad.   En   conjunto,   un   buen   y   positivo   acierto".   ( Diario   Médico , 17 de abril de 1995). "Miguel Aranguren   es   un   joven   escritor.   Su   formación   literaria   parte,   sobre   todo,   de   las   experiencias   vividas   en   sus viajes   por   todo   el   mundo.   Pero   su   última   obra   no   es   un   libro   de   viajes   y   aventuras,   como   su   anterior   trabajo,   sino una   colección   de   rebeldías   y   sensaciones.   Es   una   historia   sencilla,   llena   de   ternura,   en   la   que   su   protagonista   busca un    sostenimiento    para    su    personalidad.    La    novela    es    una    interesante    apuesta    por    el    intimismo".    ( Gaceta Universitaria , 18 de abril de 1995). "Estamos   tan   acostumbrados   a   pasiones   desquiciadas,   que   sorprende   que   alguien   cuente   las   cosas   tal   y   como ocurren   en   realidad.   La   novela   es   un   homenaje   a   la   memoria,   al   pasado,   a   la   adolescencia,   verdaderas   raíces   del presente". (Adolfo Torrecilla, Mundo Cristiano , junio de 1995). "Miguel   Aranguren   sorprende   con   ‘El   Mirador   del   Valle’,   un   relato   con   tintes   biográficos   sobre   la   vida   del   joven Rodrigo   Gárate,   que   decide   pasar   unas   vacaciones   en   el   pueblo   de   su   padre.   Allí   se   encontrará   con   sus   raíces". ( TELVA , julio 1995).
Miguel Aranguren
EL MIRADOR DEL VALLE
RESEÑAS