Editorial Homo Legens Año 2018. 582 páginas. ISBN : 978-8417407308
«Pasada   la   media   noche,   Jesús   tocó   a   la   puerta.   Ella   conoció   al   instante   la   cadencia de    aquellos    golpes,    que    la    rescataron    de    un    sueño    ligero.    Hacía    más    de    nueve semanas   que   su   hijo   se   había   marchado   sin   decirle   cuál   era   su   destino   ni   si   tenía previsto regresar. Venía    quemado    por    el    aire    del    desierto    y    desmejorado    a    causa    de    un    ayuno prolongado,    aunque    tenía    las    ropas    limpias,    el    cabello    bien    peinado    y    la    barba recortada,    como    si    se    hubiera    molestado    en    atusarse    para    darle    una    buena impresión. —Madre…». Este   no   es   un   libro   de   espiritualidad.   Es   una   novela   en   la   que   Miguel   Aranguren recrea   la   época   en   la   que   se   forjó   el   destino   de   muchos   pueblos.   Con   viveza   y precisión,     nos     cuela     en     la     intimidad     de     la     familia     que     acogió     a     un     niño extraordinario,   Jesús   de   Nazaret,   la   única   persona   que   ha   superado   la   barrera   de   la muerte. «¿Quién   dice   la   gente   que   soy   yo?»   preguntó   Jesús   a   sus   seguidores   más   cercanos.   Es la   misma   cuestión   que   nos   vemos   abocados   a   contestar   tras   la   lectura   de      J.C.   El sueño de Dios, la mejor de las novelas de Miguel Aranguren.
Miguel Aranguren
J.C. EL SUEÑO DE DIOS
Opiniones de los lectores Con motivo de la Ley de Protección de datos, preferimos nombrar a nuestros lectores como Lector 1, Lector 2, Lector 3, sin incluir el nombre ni las iniciales, para preservar su identidad. 1.   “Me   estoy   quedando   estupefacto   con   cada   frase   del   libro.   Me   está   sirviendo   para   rezar.   Los   diálogos   con   los ángeles y la figura de Juan el Bautista me han sobrecogido” ( Lector 1 ). 2.   “Este   libro   me   ha   abierto   un   panorama.   Sabiendo   el   final,   estás   pensando   todo   el   tiempo:   ‘¿Qué   va   a   pasar   ahora?’” ( Lector 2 ). 3.   “¡Cómo estoy disfrutando con el libro! He llorado de emoción más de una vez” ( Lector 3 ). 4.   “Estoy   impactada.   El   libro   me   está   gustando   muchísimo.      Me   llama   la   atención   la   conversación   entre   Dios   y   Luzbel, cómo   se   muestra   que   el   pecado   es   siempre   una   maquinación   del   diablo…   ¡Es   bárbaro!   Realmente   me   faltan   palabras, pero   gracias   al   libro   estoy   rezando   más.   Es   como   si   conociera   de   otra   forma   a   los   protagonistas   y   viera   lo   ‘nomales que son’. ¡Ojalá que con este libro mucha gente se acerque a Dios!” ( Lector 4 ). 5.   “Cosas   que   me   han   gustado   del   libro:   la   definición   de   los   personajes,   sobre   todo   José,   que   de   los   tres   protagonistas es   al   que   más   podemos   acercarnos;   también   en   cuanto   a   personajes,   lo   relacionado   con   Juan,   porque   tiene   mucha fuerza;   el   tratamiento   que   se   le   da   al   demonio   y   su   continuo   trabajo,   cuando   hay   tanta   gente   que   cree   que   no   existe, o   que   si   existe   es   un   vago;   el   desarrollo   con   detalle   del   niño   perdido   en   el   templo,   que   es   como   un   cuento   dentro   del libro;   el   poder   conocer   mucho   más   sobre   la   sociedad   judía   de   la   época   y   como   viviría   la   Sagrada   Familia.   Y   muchas otras   cosas   y   detalles   del   libro   que,   siendo   una   novela,   aporta   temas   sobre   los   que   pensar,   de   modo   que   se   puede llevar   a   la   oración.   El   libro   puede   incrementar   la   devoción   de   los   creyentes   y   acercar   a   los   no   creyentes.   Se   lee   rápido y   en   ningún   momento   se   hace   pesado,   aunque   muchos   de   los   pasajes   ya   los   conozcamos   casi   de   memoria   (pero   no contados de esta manera)” ( Lector 5 ). 6.   “Estoy   haciendo   un   curso   de   retiro.   Aprovecho   para   trabajar   J.C.   El   sueño   de   Dios ,   del   que   ya   he   leído   la   mitad   en estos   días.   Estoy   enfrascado   y   me   está   ayudando   a   rezar   mucho.   Del   libro   me   sorprenden   dos   cosas:   la   primera   es      la voz   del   narrador.   La   segunda   es   lo   familiares   y   accesibles   que   se   me   están   haciendo   nuestros   queridos   protagonistas: son   humanos,   cercanos   y   las   situaciones   que   viven   son   cotidianas.   Parece   que   los   conociera   de   toda   la   vida”   ( Lector 6 ). 7.   “Voy   leyendo   en   el   metro.   Estoy   en   la   página   168   de   J.C.   El   sueño   de   Dios .   De   golpe   se   me   han   humedecido   los   ojos.   Y no soy de llorar. Sorprendente” ( Lector 7 ). 8.    “Llama   la   atención   la   habilidad   del   autor   para   sumergir   de   lleno   al   lector   en   la   mente   y   en   el   corazón   de   Jesús   y   de sus   familiares,   de   sus   amigos   y   sus   enemigos.   Casi   puede   uno   meterse   en   esas   callejas   y   en   esos   caminos   para   andar con   ellos.   El   diálogo   en   la   celda   de   Juan   el   Bautista   es   para   saborearlo   con   detenimiento.   Recomiendo   el   libro,   sin duda, por su calidad, su realismo y su profundidad” ( Lector 8 ). 9.   “Impresionante.   Sobrecoge   desde   la   primera   a   la   última   página.   Sus   personajes   te   hacen   pensar,   reír,   sufrir,   llorar... Para releerlo varias veces” ( Lector 9 ). 10.    “Soy   sacerdote   y   voy   a   utilizar   las   escenas   de   la   prueba   y   de   la   rebelión   de   los   Ángeles,   así   como   de   la   Creación narradas en “J.C. El sueño de Dios”, durante mis pláticas con jóvenes” ( Lector 10 ). 11.   “He   terminado   la   novela.   Me   ha   producido   sentimientos   encontrados   y   ahora   siento   añoranza   por   no   poder seguir leyéndola. Es decir, se me ha hecho corta” ( Lector 11 ). 12. “Acabo de terminar la novela. Impresionante. Muy recomendable” ( Lector 12 ). 13. “Es una obra maestra” ( Lector 13 ). 14.   “Cierro   hoy   el   libro   de   Miguel   Aranguren   deseando   que   no   hubiera   acabado...   Muchas   veces   me   he   imaginado   a Jesús   en   su   vida   oculta,   pero   después   de   leer   el   libro   creo   que   he   estado   con   ellos,   que   he   vivido   sus   alegrías,   las dudas   de   San   José,   los   juegos   de   Jesús   de   niño,   la   bondad   de   María.   Gracias   al   autor,   hay   lecturas   que   cambian   vidas” ( Lector 14 ). 15.   “Quisiera   darle   a   Miguel   Aranguren   la   enhorabuena   por   su   arte.   Gracias   por   enriquecer   mi   alma.   J.C.   El   sueño   de Dios me ha enganchado desde la primera línea” ( Lector 15 ). 16.   “Acabo   de   terminar   JC.   El   sueño   de   Dios.   Aranguren   nos   acerca   tanto   y   tan   bien   a   los   personajes   que   he   tenido ganas   de   dar   un   abrazo   a   José,   María   y   Jesús,   y   arroparlos   por   todo   lo   que   pasaron.   Juan   Bautista   me   ha   calado igualmente. Cuánto sufrimiento, ¡pero qué honor más grande se llevó después!” ( Lector 16 ). 17.   “Es   curioso.   J.C.   El   sueño   de   Dios    me   ha   recordado   a   El   Señor   de   los   Anillos .   Es   decir,   en   JC.   El   sueño   de   Dios   está   la Verdad,   reflejando   que   la   pequeñez   y   la   humildad   pueden   dar   la   vuelta   a   los   planes   del   Señor   Oscuro.   Es   maravilloso cómo   la   novela   muestra   la   naturalidad   de   María   y   José   en   su   amor   tan   profundo,   humano   y   divino   a   la   vez,   anudado por   la   dicha   de   recibir   ambos,   como   esposos,   al   Hijo   de   Dios.   Aranguren   deja   claro   que   fue   dado   a   ambos,   a   cada   uno en   el   papel   que   le   compete   como   hombre   y   como   mujer,   aportando   lo   que   sabe   y   puede   con   la   Gracia   de   Dios. Además,   me   ha   encantado   la   perfecta   recreación   de   aquellas   tierras   y   gentes.   Un   ambiente   de   miseria   y   corrupción, en   tantas   ocasiones   cruel   e   inhumano,   en   cuyo   seno   se   mueven   dos   criaturas   protegidas   por   el   Altísimo   porque   sólo en   Él   han   puesto   su   confianza.   El   libro   refleja   que   hay   esperanza   en   cualquier   época   y   situación   en   la   que   uno   se encuentre.   La   espada   luminosa   del   Arcángel   Miguel   sigue   brillando   para   quienes   desean   hacer   la   voluntad   del Altísimo.   Por   último,   mi    José...   Su   mancha   en   la   cara,   sus   dudas,   sus   miedos   y   su   pobreza   de   recursos...   Un   hombre   a la   vez   vulnerable   y   valiente,   porque   basa   todo   en   su   amor   profundo   por   aquella   muchachita   que   refleja   a   Dios   en   su naturalidad   de   mujer.   Ese   apoyo   en   María   como   solución   final   a   toda   desazón   que   haya   en   este   mundo…   ¡Es   una pasada!” ( Lector 17 ). 18.   “Acabo   de   terminar   de   leer   la   última   novela   de   Miguel   Aranguren.   Me   ha   parecido   espectacular.   Me   ha   ayudado mucho a redescubrir a Jesucristo, a la Virgen María y, sobre todo, a San José. He leído despacio el libro, saboreándolo. En   varios   momentos   me   he   emocionado:   por   ejemplo,   cuando   narra   la   agonía   de   San   José   junto   a   Jesús   y   María, mientras   era   tentado   por   el   diablo.   Me   ha   acercado   mucho   a   José,   lo   humaniza   hasta   el   punto   de   hacerme   muy   fácil querer   ser   su   amigo   y   contar   con   él   para   todo.   También   me   ha   emocionado   la   figura   de   Lázaro.   Su   amistad   con   Jesús. Sus   limitaciones.   El   cariño   del   Corazón   de   Cristo...   ¡Y   qué   decir   de   María!   Sencilla,   humilde,   discreta...   Todas   las páginas de la novela se han convertido en momentos de coloquio con la Sagrada Familia” ( Lector 18 ). 19.   “Llevo   150   páginas   leídas.   Siento   como   si   cada   vez   quisiera   llegar   un   poco   más   lejos.   Es   una   novela   fácil,   sencilla, con mucho sentimiento. ¡Es la caña!” ( Lector 19 ). 20.   “He   comenzado   a   leer   J .C.   El   sueño   de   Dios   y   tengo   que   pegarme   con   el   reloj   para   parar   de   leer…   Me   parece   una gran   novela,   en   el   sentido   de   narrativa   y   fluidez.   Muy   profunda   a   la   vez   que   de   fácil   lectura.   Sin   duda   el   resultado   de un gran trabajo” ( Lector 20 ). 21.   “Hace   tres   semanas   que   acabé   la   novela…   Ha   sido   una   experiencia   impresionante.   Su   lectura   me   ha   provocado muchas   lágrimas   y   el   deseo   de   querer   saber   más,   a   pesar   de   que   todos   conozcamos   la   historia   que   narra.   Aranguren se ha superado” ( Lector 21 ). 22.   “He   terminado   la   lectura   de   J.C.   El   sueño   de   Dios   el   19   de   marzo.   Creo   que   no   hay   mejor   homenaje   para   San   José que    esta    casualidad.    Si    para    el    Santo    la    novela    es    un    homenaje,    para    mí    ha    sido    el    mejor    de    los    regalos.    He descubierto   en   sus   páginas   aspectos   que   nunca   había   considerado   a   través   de   la   lectura   de   la   Sagrada   Escritura, tales   como   la   ambientación   de   la   época   y   su   realidad   sociocultural,   su   orografía,   su   clima.   Hasta   su   luz…   Miguel Aranguren   ha   hecho   un   arduo   trabajo   de   investigación   y   rastreo   de   datos   que   nos   conduce   a   que   podamos   hacer   una mayor reflexión, con el consiguiente entusiasmo, respecto a la Sagrada Familia ( Lector 22 ). 23.   “Muchas   gracias   al   autor   por   esta   novela   inspirada   que   te   toca   el   corazón.   Es   una   historia   preciosa   que   te   habla del AMOR. El Amor más grande” ( Lector 23 ). 24.   “Esta   novela   fascina.   ¡Qué   profundidad   y   que   conocimiento   de   la   Biblia   y   de   Jesús!   Bendito   el   tiempo   que   le   costó escribirla a Aranguren. He regalado un ejemplar y no será el único” ( Lector 24 ). 25.   “Soy   sincera:   nunca   he   leído   nada   igual   a   esta   novela.   A   medida   que   pasas   las   páginas   te   vas   dando   cuenta   de   lo que   realmente   está   pasando .   Aunque   quieres   una   lectura   rápida,   porque   te   coge   la   cabeza   y   el   corazón,   la   propia novela   te   lo   impide   ya   que   constantemente   te   invita   a   recrearte   en   cada   escena   y   cada   lectura   se   convierte   en   tu momento   J.C. ,   donde   experimentas   la   paz   y   la   esperanza   que   te   transmite,   mientras   saboreas   poco   a   poco   que   la generosidad   está   por   encima   del   egoísmo,   el   Amor   del   odio   y   que   el   Bien   siempre   vence   al   mal.   No   sé   cómo explicarlo,   pero   el   libro   me   ha   ayudado   hasta   el   punto   de   acabar   pensando   que   quiero   ser   como   María   y   José.   ¡Estoy deseando volver a leerla mientras espero una segunda parte!” ( Lector 25 ). 26.   “Cuando   leí   las   primeras   páginas,   me   costó   centrarme   y   un   par   de   veces   tuve   que   volver   atrás.   Pero   enseguida   le he   cogido   el   ritmo   y   ahora   no   puedo   parar   de   leer.   Lo   mejor   que   como   lector   me   puede   pasar   es   que   no   pueda interrumpir   la   lectura   y   que   no   quiera   que   se   acabe   el   libro   que   tengo   entre   manos.   Y   aquí   se   cumplen   las   dos condiciones” ( Lector 26 ). 27.   “Acabo   de   terminar   J.C.   El   sueño   de   Dios .   La   novela   es   una   pasada.   Me   ha   encantado.   Me   ha   ayudado.      Me   ha   hecho entender mejor el Evangelio. Muchas gracias, de verdad” ( Lector 27 ). 28.   “¡Enhorabuena!   He   disfrutado   con   la   lectura   de   la   novela,   descubriendo   la   fusión   de   lo   humano   y   lo   divino.   He conocido,   como   un   miembro   más,   a   la   Sagrada   Familia.   Me   he   sumergido   en   la   época,   acompañando   en   el   camino   y sintiéndome acompañado” ( Lector 28 ).