Editorial Homo Legens Año 2018 582 páginas ISBN : 978-8417407308 3º edición
«Pasada   la   media   noche,   Jesús   tocó   a   la   puerta.   Ella   conoció   al   instante   la   cadencia de    aquellos    golpes,    que    la    rescataron    de    un    sueño    ligero.    Hacía    más    de    nueve semanas   que   su   hijo   se   había   marchado   sin   decirle   cuál   era   su   destino   ni   si   tenía previsto regresar. Venía    quemado    por    el    aire    del    desierto    y    desmejorado    a    causa    de    un    ayuno prolongado,    aunque    tenía    las    ropas    limpias,    el    cabello    bien    peinado    y    la    barba recortada,    como    si    se    hubiera    molestado    en    atusarse    para    darle    una    buena impresión. —Madre…». Este   no   es   un   libro   de   espiritualidad.   Es   una   novela   en   la   que   Miguel   Aranguren recrea   la   época   en   la   que   se   forjó   el   destino   de   muchos   pueblos.   Con   viveza   y precisión,     nos     cuela     en     la     intimidad     de     la     familia     que     acogió     a     un     niño extraordinario,   Jesús   de   Nazaret,   la   única   persona   que   ha   superado   la   barrera   de   la muerte. «¿Quién   dice   la   gente   que   soy   yo?»   preguntó   Jesús   a   sus   seguidores   más   cercanos.   Es la   misma   cuestión   que   nos   vemos   abocados   a   contestar   tras   la   lectura   de      J.C.   El sueño de Dios, la mejor de las novelas de Miguel Aranguren.
Miguel Aranguren
J.C. EL SUEÑO DE DIOS
Opiniones de los lectores Con motivo de la Ley de Protección de datos, preferimos nombrar a nuestros lectores como Lector 1, Lector 2, Lector 3, sin incluir el nombre ni las iniciales, para preservar su identidad. 1.   “Me   estoy   quedando   estupefacto   con   cada   frase   del   libro.   Me   está   sirviendo   para   rezar.   Los   diálogos   con   los ángeles y la figura de Juan el Bautista me han sobrecogido” (Lector 1). 2.   “Este   libro   me   ha   abierto   un   panorama.   Sabiendo   el   final,   estás   pensando   todo   el   tiempo:   ‘¿Qué   va   a   pasar ahora?’” (Lector 2). 3.   “¡Cómo estoy disfrutando con el libro! He llorado de emoción más de una vez” (Lector 3). 4.   “Estoy   impactada.   El   libro   me   está   gustando   muchísimo.      Me   llama   la   atención   la   conversación   entre   Dios   y Luzbel,   cómo   se   muestra   que   el   pecado   es   siempre   una   maquinación   del   diablo…   ¡Es   bárbaro!   Realmente   me   faltan palabras,   pero   gracias   al   libro   estoy   rezando   más.   Es   como   si   conociera   de   otra   forma   a   los   protagonistas   y   viera   lo ‘nomales que son’. ¡Ojalá que con este libro mucha gente se acerque a Dios!” (Lector 4). 5.    “Cosas    que    me    han    gustado    del    libro:    la    definición    de    los    personajes,    sobre    todo    José,    que    de    los    tres protagonistas   es   al   que   más   podemos   acercarnos;   también   en   cuanto   a   personajes,   lo   relacionado   con   Juan, porque   tiene   mucha   fuerza;   el   tratamiento   que   se   le   da   al   demonio   y   su   continuo   trabajo,   cuando   hay   tanta   gente que   cree   que   no   existe,   o   que   si   existe   es   un   vago;   el   desarrollo   con   detalle   del   niño   perdido   en   el   templo,   que   es como   un   cuento   dentro   del   libro;   el   poder   conocer   mucho   más   sobre   la   sociedad   judía   de   la   época   y   como   viviría   la Sagrada   Familia.   Y   muchas   otras   cosas   y   detalles   del   libro   que,   siendo   una   novela,   aporta   temas   sobre   los   que pensar,   de   modo   que   se   puede   llevar   a   la   oración.   El   libro   puede   incrementar   la   devoción   de   los   creyentes   y   acercar a   los   no   creyentes.   Se   lee   rápido   y   en   ningún   momento   se   hace   pesado,   aunque   muchos   de   los   pasajes   ya   los conozcamos casi de memoria (pero no contados de esta manera)” (Lector 5). 6.   “Estoy   haciendo   un   curso   de   retiro.   Aprovecho   para   trabajar   J.C.   El   sueño   de   Dios ,   del   que   ya   he   leído   la   mitad   en estos   días.   Estoy   enfrascado   y   me   está   ayudando   a   rezar   mucho.   Del   libro   me   sorprenden   dos   cosas:   la   primera   es     la    voz    del    narrador.    La    segunda    es    lo    familiares    y    accesibles    que    se    me    están    haciendo    nuestros    queridos protagonistas:   son   humanos,   cercanos   y   las   situaciones   que   viven   son   cotidianas.   Parece   que   los   conociera   de   toda la vida” (Lector 6). 7.   “Voy   leyendo   en   el   metro.   Estoy   en   la   página   168   de   J.C.   El   sueño   de   Dios .   De   golpe   se   me   han   humedecido   los   ojos. Y no soy de llorar. Sorprendente” (Lector 7). 8.    “Llama   la   atención   la   habilidad   del   autor   para   sumergir   de   lleno   al   lector   en   la   mente   y   en   el   corazón   de   Jesús   y de   sus   familiares,   de   sus   amigos   y   sus   enemigos.   Casi   puede   uno   meterse   en   esas   callejas   y   en   esos   caminos   para andar   con   ellos.   El   diálogo   en   la   celda   de   Juan   el   Bautista   es   para   saborearlo   con   detenimiento.   Recomiendo   el   libro, sin duda, por su calidad, su realismo y su profundidad” (Lector 8). 9.   “Impresionante.   Sobrecoge   desde   la   primera   a   la   última   página.   Sus   personajes   te   hacen   pensar,   reír,   sufrir, llorar... Para releerlo varias veces” (Lector 9). 10.    “Soy   sacerdote   y   voy   a   utilizar   las   escenas   de   la   prueba   y   de   la   rebelión   de   los   Ángeles,   así   como   de   la   Creación narradas en “J.C. El sueño de Dios”, durante mis pláticas con jóvenes” (Lector 10). 11.   “He   terminado   la   novela.   Me   ha   producido   sentimientos   encontrados   y   ahora   siento   añoranza   por   no   poder seguir leyéndola. Es decir, se me ha hecho corta” (Lector 11). 12. “Acabo de terminar la novela. Impresionante. Muy recomendable” (Lector 12). 13. “Es una obra maestra” (Lector 13). 14.   “Cierro   hoy   el   libro   de   Miguel   Aranguren   deseando   que   no   hubiera   acabado...   Muchas   veces   me   he   imaginado   a Jesús   en   su   vida   oculta,   pero   después   de   leer   el   libro   creo   que   he   estado   con   ellos,   que   he   vivido   sus   alegrías,   las dudas   de   San   José,   los   juegos   de   Jesús   de   niño,   la   bondad   de   María.   Gracias   al   autor,   hay   lecturas   que   cambian vidas” (Lector 14). 15.   “Quisiera   darle   a   Miguel   Aranguren   la   enhorabuena   por   su   arte.   Gracias   por   enriquecer   mi   alma.   J.C.   El   sueño   de Dios me ha enganchado desde la primera línea” (Lector 15). 16.   “Acabo   de   terminar   JC.   El   sueño   de   Dios.   Aranguren   nos   acerca   tanto   y   tan   bien   a   los   personajes   que   he   tenido ganas   de   dar   un   abrazo   a   José,   María   y   Jesús,   y   arroparlos   por   todo   lo   que   pasaron.   Juan   Bautista   me   ha   calado igualmente. Cuánto sufrimiento, ¡pero qué honor más grande se llevó después!” (Lector 16). 17.   “Es   curioso.   J.C.   El   sueño   de   Dios    me   ha   recordado   a   El   Señor   de   los   Anillos .   Es   decir,   en   JC.   El   sueño   de   Dios   está   la Verdad,    reflejando    que    la    pequeñez    y    la    humildad    pueden    dar    la    vuelta    a    los    planes    del    Señor    Oscuro.    Es maravilloso   cómo   la   novela   muestra   la   naturalidad   de   María   y   José   en   su   amor   tan   profundo,   humano   y   divino   a   la vez,   anudado   por   la   dicha   de   recibir   ambos,   como   esposos,   al   Hijo   de   Dios.   Aranguren   deja   claro   que   fue   dado   a ambos,   a   cada   uno   en   el   papel   que   le   compete   como   hombre   y   como   mujer,   aportando   lo   que   sabe   y   puede   con   la Gracia   de   Dios.   Además,   me   ha   encantado   la   perfecta   recreación   de   aquellas   tierras   y   gentes.   Un   ambiente   de miseria   y   corrupción,   en   tantas   ocasiones   cruel   e   inhumano,   en   cuyo   seno   se   mueven   dos   criaturas   protegidas   por el   Altísimo   porque   sólo   en   Él   han   puesto   su   confianza.   El   libro   refleja   que   hay   esperanza   en   cualquier   época   y situación   en   la   que   uno   se   encuentre.   La   espada   luminosa   del   Arcángel   Miguel   sigue   brillando   para   quienes   desean hacer   la   voluntad   del   Altísimo.   Por   último,   mi    José...   Su   mancha   en   la   cara,   sus   dudas,   sus   miedos   y   su   pobreza   de recursos...    Un    hombre    a    la    vez    vulnerable    y    valiente,    porque    basa    todo    en    su    amor    profundo    por    aquella muchachita   que   refleja   a   Dios   en   su   naturalidad   de   mujer.   Ese   apoyo   en   María   como   solución   final   a   toda   desazón que haya en este mundo… ¡Es una pasada!” (Lector 17). 18.   “Acabo   de   terminar   de   leer   la   última   novela   de   Miguel   Aranguren.   Me   ha   parecido   espectacular.   Me   ha   ayudado mucho    a    redescubrir    a    Jesucristo,    a    la    Virgen    María    y,    sobre    todo,    a    San    José.    He    leído    despacio    el    libro, saboreándolo. En   varios   momentos   me   he   emocionado:   por   ejemplo,   cuando   narra   la   agonía   de   San   José   junto   a   Jesús   y   María, mientras   era   tentado   por   el   diablo.   Me   ha   acercado   mucho   a   José,   lo   humaniza   hasta   el   punto   de   hacerme   muy fácil   querer   ser   su   amigo   y   contar   con   él   para   todo.   También   me   ha   emocionado   la   figura   de   Lázaro.   Su   amistad   con Jesús.   Sus   limitaciones.   El   cariño   del   Corazón   de   Cristo...   ¡Y   qué   decir   de   María!   Sencilla,   humilde,   discreta...   Todas las páginas de la novela se han convertido en momentos de coloquio con la Sagrada Familia” (Lector 18). 19.   “Llevo   150   páginas   leídas.   Siento   como   si   cada   vez   quisiera   llegar   un   poco   más   lejos.   Es   una   novela   fácil,   sencilla, con mucho sentimiento. ¡Es la caña!” (Lector 19). 20.   “He   comenzado   a   leer   J .C.   El   sueño   de   Dios   y   tengo   que   pegarme   con   el   reloj   para   parar   de   leer…   Me   parece   una gran   novela,   en   el   sentido   de   narrativa   y   fluidez.   Muy   profunda   a   la   vez   que   de   fácil   lectura.   Sin   duda   el   resultado   de un gran trabajo” (Lector 20). 21.   “Hace   tres   semanas   que   acabé   la   novela…   Ha   sido   una   experiencia   impresionante.   Su   lectura   me   ha   provocado muchas    lágrimas    y    el    deseo    de    querer    saber    más,    a    pesar    de    que    todos    conozcamos    la    historia    que    narra. Aranguren se ha superado” (Lector 21). 22.   “He   terminado   la   lectura   de   J.C.   El   sueño   de   Dios   el   19   de   marzo.   Creo   que   no   hay   mejor   homenaje   para   San   José que   esta   casualidad.   Si   para   el   Santo   la   novela   es   un   homenaje,   para   mí   ha   sido   el   mejor   de   los   regalos.   He descubierto   en   sus   páginas   aspectos   que   nunca   había   considerado   a   través   de   la   lectura   de   la   Sagrada   Escritura, tales   como   la   ambientación   de   la   época   y   su   realidad   sociocultural,   su   orografía,   su   clima.   Hasta   su   luz…   Miguel Aranguren   ha   hecho   un   arduo   trabajo   de   investigación   y   rastreo   de   datos   que   nos   conduce   a   que   podamos   hacer una mayor reflexión, con el consiguiente entusiasmo, respecto a la Sagrada Familia (Lector 22). 23.   “Muchas   gracias   al   autor   por   esta   novela   inspirada   que   te   toca   el   corazón.   Es   una   historia   preciosa   que   te   habla del AMOR. El Amor más grande” (Lector 23). 24.   “Esta   novela   fascina.   ¡Qué   profundidad   y   que   conocimiento   de   la   Biblia   y   de   Jesús!   Bendito   el   tiempo   que   le costó escribirla a Aranguren. He regalado un ejemplar y no será el único” (Lector 24). 25.   “Soy   sincera:   nunca   he   leído   nada   igual   a   esta   novela.   A   medida   que   pasas   las   páginas   te   vas   dando   cuenta   de   lo que   realmente   está   pasando .   Aunque   quieres   una   lectura   rápida,   porque   te   coge   la   cabeza   y   el   corazón,   la   propia novela   te   lo   impide   ya   que   constantemente   te   invita   a   recrearte   en   cada   escena   y   cada   lectura   se   convierte   en   tu momento   J.C. ,   donde   experimentas   la   paz   y   la   esperanza   que   te   transmite,   mientras   saboreas   poco   a   poco   que   la generosidad   está   por   encima   del   egoísmo,   el   Amor   del   odio   y   que   el   Bien   siempre   vence   al   mal.   No   sé   cómo explicarlo,   pero   el   libro   me   ha   ayudado   hasta   el   punto   de   acabar   pensando   que   quiero   ser   como   María   y   José. ¡Estoy deseando volver a leerla mientras espero una segunda parte!” (Lector 25). 26.   “Cuando   leí   las   primeras   páginas,   me   costó   centrarme   y   un   par   de   veces   tuve   que   volver   atrás.   Pero   enseguida le   he   cogido   el   ritmo   y   ahora   no   puedo   parar   de   leer.   Lo   mejor   que   como   lector   me   puede   pasar   es   que   no   pueda interrumpir   la   lectura   y   que   no   quiera   que   se   acabe   el   libro   que   tengo   entre   manos.   Y   aquí   se   cumplen   las   dos condiciones” (Lector 26). 27.   “Acabo   de   terminar   J.C.   El   sueño   de   Dios .   La   novela   es   una   pasada.   Me   ha   encantado.   Me   ha   ayudado.      Me   ha hecho entender mejor el Evangelio. Muchas gracias, de verdad” (Lector 27). 28.   “¡Enhorabuena!   He   disfrutado   con   la   lectura   de   la   novela,   descubriendo   la   fusión   de   lo   humano   y   lo   divino.   He conocido,   como   un   miembro   más,   a   la   Sagrada   Familia.   Me   he   sumergido   en   la   época,   acompañando   en   el   camino   y sintiéndome acompañado” (Lector 28). 29.   “Acabo   de   dar   la   vuelta   a   la   última   página   de   J.C.   El   sueño   de   Dios .   Ha   sido   una   lectura   muy   apropiada   para   los días   que   corren   -Semana   Santa   y   Pascua-.      Según   leía,   asociaba   la   historia      narrada   a      imágenes   como   La   Sagrada Familia   del   pajarito ,   de   Murillo;   La   Virgen   Niña ,   de   Zurbarán   y   con   algunas   ilustraciones   de   Dom   Robert.   Cada   cual   en su   estilo,   estos   autores   plásticos   -como   Aranguren-   recrean   el   ambiente   doméstico   que   se   escapa   en   las   páginas   del Evangelio.   Tampoco   he   podido   quitarme   de   la   cabeza   otro   libro   que,   con   punto   de   vista   y   un   lenguaje   diferente, hace   caminar   al   lector   por   la   misma   vereda.   Me   refiero   a   Dios,   el   hijo   de   María ,   de   Pedro   Antonio   Urbina.   Muchas gracias   por      ese   magnífico      acercamiento   a   un   tiempo   y   un   lugar,   así   como   a   la   intimidad   posible   de   la   Sagrada Familia” (Lector 29). 30.   “En   la   novela   he   descubierto   a   san   José,   por   el   que   siento   un   amor   infinito.   Qué   bien   haber   entrado   en   su   día   a día,   pues   es   el   gran   desconocido   de   los   Evangelios.   Al   leer   y   vivir   este   tiempo   junto   a   José   y   María,   he   encontrado una   pauta   para   aspirar   a   que   en   mi   hogar   refleje   el   de   la   Sagrada   Familia,   a   lo   que   todos   estamos   llamados   y algunos   aspiramos.   Ojalá   muchos   matrimonios   lean   J.C.   El   sueño   de   Dios ,   porque   es   un   estímulo   frente   al   cansancio y   las   dudas,   al   ver   cómo   en   la   novela   uno   sostiene   al   otro   y   viceversa.   Por   eso   la   novela   es   una   inspiración   total” (Lector 30). 31.   “Tengo   la   suerte   de   contar   con   dos   muy   buenos   amigos   que   son   judíos,   y   que   respetan   su   Ley,   tanto   en   el cumplimiento   de   las   comidas,   del   Sabbat,   de   cada   una   de   sus   fiestas   litúrgicas,   etc.   Por   eso   puedo   decir   con   justicia lo   bien   que   muestra   J.C.   El   sueño   de   Dios    las   tradiciones   hebreas   de   hace   2.000   años.   Es   increíble.   ¿Cómo   ha   hecho   el autor   para   que   yo   no   quisiera   que   se   acabara   el   libro,   si   sabía   cómo   acababa   antes   de   empezar   su   lectura?   He vuelto   una   y   otra   vez   hacia   atrás.   De   hecho,   es   uno   de   los   libros   a   los   que   más   tiempo   he   dedicado   porque   no quería    que    se    me    perdiera    un    solo    detalle.    El    lector    no    puede    imaginarse    lo    bien    que    trata    Aranguren    el sorprendente   comienzo   de   la   novela,   cuando   conocemos   el   protagonismo   de   Satanás   en   el   drama   de   la   Salvación. La   parte   dedicada   al   Bautista   es,   por   desconocida,   brillante   y   detallada,   y   logra   transmitir   incluso   la   fiereza   de   su agonía.   Lo   mejor,   para   mí,   es   la   segunda   parte,   donde   hace   esa   recreación   casi   perfecta   del   mundo   judío   de   hace veinte   siglos,   sus   costumbres,   su   sentido   religioso,   su   ética   (heredada   por   nuestra   cultura).   Y   cuando   narra   la   vida de   la   Sagrada   Familia,   la   novela   se   convierte   en   algo   delicioso,   de   no   querer   que   se   acabe.   Por   ejemplo,   ¿quién   no sabe   que   Jesús   se   perdió   en   el   Templo?   Entonces,   ¿por   qué   se   siente   tan   nervioso   el   lector   al   ir   conociendo   qué   es   lo que   ha   pasado?   Hace   unos   años   leí   otro   libro   de   Aranguren,   La   hija   del   ministro ,   que   me   pareció   imprescindible   por aportar   una   visión   nueva   e   igualmente   válida   de   lo   que   ocurrió   en   España   inmediatamente   antes   de   la   Guerra   Civil. Es   una   novela   maravillosa   que   regalé   a   decenas   de   personas.   Lo   mismo   me   va   a   ocurrir   con    J.C.   El   sueño   de   Dios , pues la considero imprescindible” (Lector 31). 32.    “Miguel    Aranguren    es    un    maravilloso    narrador,    que    sabe    llevar    consigo    al    lector    a    través    de    diálogos chispeantes   y   vivos.      Su   gran   capacidad   para   el   relato   se   muestra   una   vez   más   en   J.   C.   El   sueño   de   Dios ,   novela   en   la que   simultanea   varias   historias,   con   mano   firme   y   gran   maestría,   en   torno   a   las   figuras   noveladas   pero   verosímiles de Jesucristo y de san José.  Todo un reto para un escritor en su madurez” (Lector 32). 33.   “Gracias,   Miguel   Aranguren,   por   habernos   regalado   esta   novela,   repleta   de   consideraciones.   Supongo   que   son fruto   de   lo   que   el   escritor   ha   ido   meditando,   lo   que   me   abre   un   camino   para   estar   más   cerca   de   Jesús.   A   mí   y   a mucha   gente.   Hace   tres   meses   falleció   mi   padre   repentinamente.   El   libro   me   ha   ayudado   a   entender,   desde   los   ojos de   Cristo,   cómo   vive   la   muerte   del   Patriarca.   Sus   posibles   sentimientos   y   oraciones,   los   cuidados   que   le   presta junto   a   su   Madre,   que   va   a   quedarse   sola…   Leer   estas   cosas   ayuda   a   poner   en   palabras   lo   que   uno   lleva   dentro”. (Lector 33). 34. “Acabo de terminar la novela. ¡Y he empezado de nuevo a leerla, esta vez más despacio!” (Lector 34). 35.   “He   leído   el   libro   en   Cuaresma.   Además   de   gustarme   un   montón,   me   ayudó   a   vivir   esas   semanas   con   mayor intensidad” (Lector 35). 36.   “Miguel   Aranguren   nos   habla   del   poder   de   soñar   y   del   poder   de   los   sueños.   Sueños   capaces   de   cambiarte   la vida.   Ha   tenido   la   audacia   de   soñar   con   Dios   en   su   novela,   el   resultado   de   un   reto   que,   después   de   más   de   siete años   de   trabajo,   ha   conseguido   ver   la   luz.   Es   un   escritor   precoz,   inspirador,   con   sus   más   de   doce   novelas   a   la espalda. ¡Felicidades por tanto!” (Lector 36). 37.   “Me   impresiona   la   humanidad   de   todos   los   personajes   de   J.   C.   El   sueño   de   Dios .   San   José   merece   un   capítulo aparte…   Aranguren   ha   escrito   algo   muy   grande.   Me   ha   hecho   sentir   esperanza,   paz   y   amor.   Pero   el   sentimiento más   fuerte   ha   sido   la   cercanía   a   Jesús.   ¡Me   ha   emocionado   tanto   conocer   su   día   a   día   y   el   trato   que   mantiene   con sus   padres!…   Es   un   libro   muy   especial,   que   siempre   voy   a   tener   a   mano   para   leer   y   releer   que   Dios   es   Amor”   (Lector 37). 38.   “La   semana   pasada   acabé   de   leer   J.   C.   El   sueño   de   Dios .   Es   impresionante   la   delicadeza,   la   sensibilidad   y   el   cariño con   los   que   está   escrita   la   novela.   Me   he   emocionado   profundamente,   he   llorado   con   el   libro.   Ha   sido   como   sentir un trocito de Cielo. Lo estoy recomendando a todo el mundo, empezando por mi mujer e hijos” (Lector 38). 39.   “A   diferencia   de   los   apócrifos,   esta   novela   no   atribuye   [a   los   personajes]   sucesos   extraordinarios,   pues   se   centra precisamente   en   la   vida   ordinaria   de   Jesucristo   y   su   entorno.   Es   una   visión   personal   y   sugestiva   de   Jesucristo escrito desde la fe y la calidad literaria” (Lector 39). 40.   “Miguel   Aranguren   ha   dado   vida   real   a   las   gentes   de   Belén,   de   Nazaret.   Consigue   presentar   de   un   modo verosímil   un   rincón   olvidado   dentro   del   Imperio   romano,   con   unos   personajes   humildes,   de   vida   complicada   y pobre.   Los   hechos   se   atienen   a   las   Escrituras,   pero   el   relato   va   mucho   más   allá,   hablando   de   la   convivencia   diaria, con   diálogos   intensos   y   reflexivos   que   transmiten   la   personalidad   de   cada   uno   de   los   protagonistas:   el   proceso   de conocimiento   de   sí   mismo   por   parte   de   Jesús,   el   carácter   extraordinario   de   San   José   (a   pesar   de   las   dudas   y   de   la sorpresa),   la   figura   perfilada   de   Juan   el   Bautista   con   sus   sentimientos   contradictorios   de   emoción,   humillación   e incertidumbre.   Y,   de   forma   constante,   se   intensifica   la   presencia   de   Satanás,   el   enemigo   continuo,   el   fustigador   que promueve   incesantemente   el   engaño,   la   mentira,   la   enfermedad,   la   guerra.   Con   un   léxico   cuidado   y   preciso,   y   un lenguaje    lleno    de    preciosas    imágenes,    se    trata    de    una    obra    que    admite    diferentes    lecturas,    relecturas, aproximaciones e interpretaciones, para conocer mejor la figura de Jesús” (Lector 40). 41.   “Puf...   Sin   palabras...   A   nivel   literario,   J.   C.   El   sueño   de   Dios    tiene   un   vocabulario   exquisito,   la   forma   de   ir   hilando es    una    maravilla...    Un    libro    sobre    Jesús,    un    libro    sobre    José,    un    libro    sobre    la    Sagrada    familia.    Es    MUY recomendable” (Lector 41). 42. “Entre otras muchas cosas, san José me ha encantado y ayudado mucho” (Lector 42). 43.   “Obra   detallista,   elaborada,   trabajada   y   tan   compleja   como   su   autor…   What   would   your   good   do   if   evil   didn't   exist, and   what   would   the   earth   look   like   if   all   the   shadows   disappeared?   ( El   maestro   y   la   margarita ,   de   Mijaíl   Bulgákov)…   Ha sido   un   acierto   que   Aranguren   haya   escrito   J.   C.   El   sueño   de   Dios .   Enhorabuena   también   a   quienes   le   hayan motivado, empujado y ayudado a hacerlo” (Lector 43). 44.   “La   lectura   de   esta   novela   me   ha   conmovido,   al   mismo   tiempo   que   he   pasado   muy   buenos   momentos.   Pero, sobre todo, he experimentado que, de alguna manera, Dios me ha hablado a oído de manera única, personal. En mi familia hay lista de espera para leerlo. Ahora le toca a una de mis hijas” (Lector 44). 45.   “Me   ha   gustado   muchísimo   cómo   está   narrado   el   contexto   político   y   social,   así   como   la   descripción   de   los lugares   en   donde   transcurre   la   historia,   de   manera   que   ahora   me   parece   haber   estado   allí   y   que   conozco   a   cada uno   de   los   personajes.   Y   en   algunos   pasajes   incluso   he   pasado   verdadero   miedo,   casi   físico.   En   fin,   lo   he   disfrutado muchísimo y lo recomiendo sin parar” (Lector 45). 46.   “Acabé   hace   poco   más   de   un   mes   el   libro   J.   C.   El   sueño   de   Dios.    Me   ha   gustado,   aunque   en   algunos   momentos   el vocabulario   me   resultó   complejo.   Los   personajes   están   muy   bien   construidos   y   creo   que   son   bastante   fieles   a como,   seguramente,   pudieron   haber   llegado   a   ser.   Y   me   ha   encantado   el   final,   muy   conmovedor,   y   dando   especial relevancia a dos personajes que se lo merecen” (Lector 46). 47.   “Hacía   tiempo   que   no   leía   una   novela   tan   buena.   Estoy   enganchada,   emocionada   y   conmocionada.   Se   lo   estoy recomendando a todo el mundo; es maravilloso, lo mejor que he leído en mucho tiempo” (Lector 47). 48.   “Soy   la   persona   responsable   de   una   de   las   librerías   más   importantes   de   mi   ciudad,   una   capital   de   provincia. Tenemos   un   cliente   que   no   solo   es   un   gran   lector   sino   que   se   deja   aconsejar   por   nosotros   acerca   de   las   novedades. El    otro    día    le    hablé    de    J.C.    El    sueño    de    Dios ,    la    novela    de    Miguel    Aranguren.    Volvió    una    semana    después, completamente    sobrecogido:    ‘Es    la    mejor    novela    que    he    leído    desde    hace    mucho    tiempo’,    me    dijo,    ‘me    ha conmovido. Ojalá mucha gente tenga ocasión de leerla, pues les hará mucho bien’ ” (Lector 48). 49.   “Con   J.C.   El   sueño   de   Dios    he   podido   hacerme   una   idea   más   real   de   la   figura   de   san   José,   del   que   tan   poco sabemos.   Así   mismo,   la   novela   me   ha   ayudado   a   entender   la   mentalidad   del   pueblo   judío   de   esa   época,   lo   que   me ha   permitido   imaginar   y   comprender   la   actitud   de   los   personajes   del   Evangelio.   He   disfrutado   como   un   enano.   Y, además,   en   el   momento   en   el   que   empieza   la   agonía   de   San   José   en   brazos   de   Jesús,   se   me   saltaron   las   lágrimas” (Lector 49). 50.   “Estoy   leyendo   la   novela.   ¡Qué   bien   escribe   Aranguren!   Tiene   un   uso   de   las   palabras   sorprendente,   y   el   texto refleja la madurez del autor. Lo estoy disfrutando mucho” (Lector 50). 51.   “Es   una   gozada   leer   las   novelas   de   Miguel   Aranguren.   En   J.C.   El   sueño   de   Dios    ha   hecho   un   trabajo   extraordinario. Más   allá   de   que   la   novela   me   ha   resultado   muy   interesante   y   entretenida,   ha   despertado   mi   interés   en   muchos aspectos   sobre   los   que   me   gustaría   saber   más.   Si   pudiera,   le   preguntaría   al   autor   mil   cosas,   que   me   están   llevando a   indagar   sobre   la   vida   de   algunos   de   los   personajes,   lo   que   demuestra   el   impacto   que   me   ha   causado   la   lectura.   Es un   libro   que   no   quedará   aparcado   en   mi   biblioteca.   Lo   tengo   muy   presente   todavía   y   hace   ya   un   mes   que   lo   leí” (Lector 51). 52. “¡Cómo me está gustando el libro! No puedo parar de leer en todos mis huecos!” (Lector 52). 53.   J.C.   El   sueño   de   Dios   es   una   de   las   mejores   novelas   que   he   leído.   Me   ha   llegado   al   alma.   Me   parece   fascinante cómo   plantea   la   vida   matrimonial   de   José   y   María,   una   pareja   normal   que   se   ama   y   se   santifica.   La   relación   de   Jesús con   sus   padres   y   todo   lo   referente   a   san   Juan   Bautista   también   me   parece   una   delicia.   Y   lo   de   Lázaro,   sin   palabras. Una ternura impresionante. Le pongo un diez a la novela” (Lector 53). 54.   J.C.   El   sueño   de   Dios    me   parecía   una   apasionante   propuesta   para   preparar   mi   viaje   a   la   Tierra   de   Jesús.   Cualquier Guía   al   uso   se   me   quedaba   corta   para   adentrarme   en   uno   de   los   más   importantes   viajes   de   mi   vida.   La   voz   de Cristo   aún   suena   en   Galilea,   Cafarnaún   ,   Belén   ,   desiertos   y   demás   parajes…;   las   ondas   de   su   voz   siguen   en   el   aire   a través   del   tiempo   y   del   espacio   .   Creo   que   esta   novela   viajará   también   a   través   del   tiempo   y   del   espacio   y   no merece   menos   por   su   desglose   precioso   de   la   humanidad   De   Dios.   Algo   que   se   siente   y   se   palpa   en   Jerusalén   donde murió   y   resucitó   Jesús   y   donde   transcurre   nuestra   Historia   de   la   Salvación.   El   libro   nos   la   acerca   de   un   modo entrañable.   Ademas,   con   su   lectura   he   conocido   más   de   cerca      a      san   José;   ¡que   gran      amor   el   suyo   !      Y   cuando   entré en   la   casa   de   la   Sagrada   Familia,   me   vinieron   a   la   cabeza   escenas   de   la   novela   que   me   hicieron   emocionarme.   J.C.   El sueño   de   Dios    ha   colaborado   a   abrir   una   puerta   inmensa   en   mi   corazón,   moviendo   la   inquietud   por   conocer   más   y más” (Lector 54). 55.   “Después   de   ver   la   entrevista   a   Miguel   Aranguren   en   el   programa   de   televisión   “Últimas   Preguntas”,   en   el   que presentó   su   última   novela   J.C   El   Sueño   de   Dios ,   me   dirigí   a   la   biblioteca   central   de   mi   localidad.   Al   comprobar   que   el libro   no   estaba   adquirido,   cumplimenté   la   desiderata   pertinente   y,   afortunadamente,   aquellos   que   deciden   lo   que se   compra   y   lo   que   no,   han   adquirido   un   ejemplar.   Voy   ya   por   la   página   116,   seducida   por   cada   una   de   las   líneas   de la   novela.   Mi   fe   siempre   ha   sido   frágil,   pero   se   mantiene   en   el   tiempo.   Mis   fricciones   con   la   Iglesia   Católica   (a   la   que siempre   termino   volviendo),   no   consiguen   que   mis   dudas   sean   superiores   a   mis   certezas,   que   no   es   poco   en   estos tiempos   que   corren.   Por   eso,   al   leer   el   testimonio   de   muchas   personas   acerca   de   J.C   El   sueño   de   Dios    en   el   que aseguran   que   la   novela   les   ha   devuelto   a   la   oración,   deseo   que   ojalá   me   suceda   lo   mismo.   De   momento   lo   que   sí   ha conseguido   es   que   retome   mi   proyecto   de   viajar   a   Tierra   Santa,   para   poder   disfrutar   en   persona   de   los   mismos lugares   que   están   descritos   en   sus   páginas.   Debo   dar   muchas   gracias   por   que   Aranguren   nos   haya   hecho   a   los lectores este regalo” (Lector 55). 56. “Lo he empezado a leer y me apasiona” (Lector 56). 57. “No sé cómo Aranguren se puede superar en cada novela que escribe” (Lector 57). 58.   J.C.   El   sueño   de   Dios   me   ha   ayudado   a   conocer   y   querer   más   a   Jesús,   María   y   José   algo   que,   para   mí,   es definitivo.   Además,   un   santo   de   nuestra   época   decía   que   para   querer   a   Jesús   -para   enamorarse   de   Él-   y,   por   tanto, para   imitarle,   el   itinerario   es   conocerle,   quererle   y   amarle.   ¿Cómo   se   va   a   amar   a   una   persona   si   no   se   la   conoce   y se   profundiza   en   su   vida?   Y   aconsejaba,   como   una   forma   muy   sencilla   y   humana   de   conseguirlo,   meterse   en   las escenas   del   Evangelio   como   un   personaje   más.   Pues   bien,   esto   es   a   lo   que   este   libro   me   ha   ayudado.   Me   ha   dado tantas   ideas,   tantas   posibles   maneras   de   recrearme   en   lo   que   los   Evangelios   solo   mencionan   de   pasada,   y   de   una forma   tan   bella   y   bien   relatada,   tan   creativa,   que   me   ha   hecho   enriquecer   la   comprensión   de   muchos   momentos de   la   Sagrada   Escritura   y,   sobre   todo,   de   quedar   prendado   de   la   vida   de   Jesús,   de   María   y   de   José:   una   vida   tan normal,   tan   llena   de   amor,   tan   llena   de   detalles   entre   ellos   y   con   los   demás,   detalles   que   solo   son   posibles   cuando se   quiere   de   verdad.   Son   muchas   las   escenas   en   las   que   no   me   había   apenas   detenido   en   mi   oración   personal,   que han   sido   enriquecidas   de   una   manera   conmovedora,   enternecedora   y   verosímil:   el   episodio   de   la   inesperada maternidad   de   María;   la   relación   de   Jesús   con   su   primo   Juan;   la   sencillez   y   belleza   de   la   vida   cotidiana   de   los   Tres;   la delicadeza   en   el   amor   mutuo   de   José   y   María;   la   muerte   de   José;   conocer    a   los   parientes   más   cercanos   de   María   y José;   el   Niño   Jesús   perdido   y   hallado   en   el   Templo…   Y   todo   plagado   de   las   costumbres   de   la   época.   La   belleza   del relato,   lo   bien   escrito   que   está,   la   imaginación   desbordante   para   recrear   las   escenas,   el   encanto   de   la   vida   cotidiana por   parte   de   Jesús   y   de   sus   padres,   etc.,   han   hecho   que   haya   quedado,   en   mi   cabeza   y   mi   corazón,   un   poso   al   que poder   acudir   al   meditar   la   vida   de   la   Persona   que   da   sentido   a   mi   vida,   así   como   la   de   su   Madre,   que   también   es   la mía,   y   la   de   ese   hombre   fuera   de   serie   que   es   San   José.   El   libro   es   tan   culto   que   me   atrevería   a   decir   que   no   hay página   en   la   que   no   haya   encontrado   alguna   palabra   de   la   que   no   conocía   su   significado   (aunque,   por   el   contexto, me hiciera una idea)” (Lector 58). 59.   “Con   gran   alegría   he   terminado   la   novela.   Efectivamente   no   es   un   libro   de   espiritualidad,      pero   en   mi   opinión ayuda   a   ella.   No   sé   decir   lo   que   me   ha   gustado   más.   Es,   sencillamente,   conmovedor.   La   figura   desan   José   me   parece genial. Y qué decir de María...  Mi más sincera enhorabuena” (Lector 59). 60.   “Me   ha   encantado   el   inicio   de   la   novela,   con   la   explicación   de   Dios   a   los   ángeles   sobre   la   existencia   de   la   Virgen y   Jesús.   Me   ha   ayudado   a   rezar.   La   palabra   encantar   es   poco.   ¡¡Me   fascinó!!!   También   me   ha   resultado   impactante cómo    Satanás    va    sobrevolando    todo    el    tiempo    en    el    libro.    Me    gustó    mucho    la    imagen,    rápida,    de    la    Virgen acercándose   a   los   crucificados   al   regreso   a   casa   con   su   padre...   Es   una   imagen,   pero   me   dijo   mucho.   Y,   desde   luego, la   figura   de   San   José.   Tanto   su   muerte   como   la   del   Bautista,   consolados   -de   diferente   modo,   pero   consolados-   por   la cercanía   de   Cristo.   Por   todo   esto   agradezco   que   Miguel   Aranguren   me   haya   hecho   pasar   tan   buenos   momentos   con J.C.   El   sueño   de   Dios .   En   algunos   casos   estaba   tan   metida   en   sus   páginas   que   desconecté   por   completo   de   todo   lo exterior   que   me   rodeaba,   incluso   del   tiempo   y   lugar,   algo   que   no   me   pasa   con   todas   las   novelas.   Ojalá   hubiera   una segunda parte” (Lector 60).              
Crítica y medios