4ª Edición. Editorial Palabra. Colección Astor. ISBN: 978-84-8239-945-4
            "Al   ordenar   los   armarios   del   cuarto,   esparcí   sobre   la   mesa   los   papeles   amontonados   en   un   cajón.   Entre   ellos apareció   un   cuaderno   de   tapas   azules;   uno   de   los   muchos   que   había   utilizado   en   mi   etapa   de   estudiante.   Este cuaderno   poseía   una   peculiaridad:   en   la   cubierta   señalaba:   DIARIO   DE   KENYA.   Lo   redacté   durante   mi   primer verano   en   Africa".   Miguel   Aranguren   publicó   su   primera   novela   con   diecinueve   años,   toda   una   aventura editorial   que   se   saldó   con   la   venta   de   todos   los   ejemplares   por   lugares   tan   singulares   como   Madrid,   Buenos Aires   o   México   D.F.   Todavía   sin   pretensiones   literarias,   el   autor   aprovechó   los   diarios   de   sus   viajes   a   Kenya (país   en   el   que   había   pasado   los   veranos   de   1987,   1988   y   1989)   para   componer   una   novela   autobiográfica   en   la que    se    entremezclan    aventuras    en    la    naturaleza    incomparable    de    la    sabana    africana    junto    con    los descubrimientos   de   un   adolescente   inquieto   por   la   verdad.   Africa   se   convierte,   de   esta   manera,   en   un   marco incomparable   donde   el   autor   se   enfrenta   a   la   vida   y   a   la   muerte   (la   de   Santiago   Eguidazu,   un   buen   amigo),   a   la belleza   del   paisaje   africano   y   al   misterio   de   Dios.   La   novela   nos   lleva,   con   distintas   peripecias,   a   Nairobi, Strathmore   College   (el   primer   colegio   del   Africa   negra   que   no   excluyó   a   los   alumnos   por   motivos   de   raza   o credo),   a   la   miserable   barriada   de   Huruma,   al   mercado   de   frutas,   al   desierto   de   Amboseli,   al   tren   que   cruza   la sabana y a Mombasa.
"África    es    un    continente    cada    día    más    cerca    de    la    materia    literaria,    solapada    hasta    ahora    en    relatos    de misioneros   o   de   cazadores.   Miguel   Aranguren   avanza   a   sus   diecinueve   años   como   un   novelista   de   interés   con esta   novela-reportaje   en   la   que   Kenya   pone   el   fulgor   africano,   y   el   autor,   además   de   un   estilo   abierto   y   directo, un   poco   de   biografía   (...) Algo   bíblico   y   algo   bélico   flota   en   el   ambiente,   como   en   un   cuadro,   en   el   que   no   faltan las emociones" ( ABC , 1 de diciembre 1990) "De   una   manera   fresca,   nueva,   se   dirige   el   joven Aranguren   a   sus   lectores.   Una   curiosidad".   ( El   Mundo ,   16   de septiembre de 1999). "Los   viajes   han   vuelto   con   una   fuerza   insospechada.   Y,   con   ellos,   la   literatura   de   viaje.   Desde   un   tren   africano es   un   libro   notable   por   muchas   razones.   En   primer   lugar   no   puede   dejar   de   llamar   la   atención   que   el   autor   tenga 19   años. A   esa   edad,   sólo   la   gente   muy   precoz   consigue   abrirse   camino,   con   algo   verosímil,   en   el   mundo,   más difícil   de   lo   que   se   piensa,   de   la   literatura.   Miguel Aranguren   sale   airoso   de   la   aventura   (...)   En   unos   tiempos   en los   que   abunda   la   narrativa   hecha   por   puro   afán,   se   agradece   esta   inmediatez"   ( Expansión ,   13   de   octubre   de 1999). "La   lectura   es   tan   deliciosa   que   no   me   resisto   a   reproducir   un   fragmento:   "Africa   es   un   trozo   de   mundo,   Kenya es   una   esquina   del   cuerno   de Africa,   Mombasa   es   un   pedazo   de   costa   y   Kanamay   no   se   puede   distinguir   de   las otras playas. Y allí estaba yo, paseando mis dieciocho años. Me   sentía   como   una   larva   de   hormiga   dentro   de   esos   termiteros   colosales   que   nos   habíamos   encontrado   en   la carretera   de   Amboseli.   Qué   vergüenza   mirar   al   cielo,   El   tan   grande   y   yo   tan   miserable,   tan   colmado   de caprichos".   Contemplando   la   vida   Desde   un   tren   africano   el   mundo   cambia   de   color,   y   hasta   la   muerte.   Los amaneceres   en   Kenya,   el   ocaso   de   las   tierras   santas   de   los   masai   y   las   bellas   estampas   de   las   manadas   de   ñus, son   meras   anécdotas   de   un   relato   apasionante,   real   e   imaginario   al   mismo   tiempo,   escrito   desde   la   juventud" ( Trenes hoy , J.M. Sánchez Vigil. Noviembre 1990). "El   autor   ha   escrito   una   novela   llena   de   interés,   de   belleza   y   de   idealismo,   partiendo   de   la   realidad   concreta   que ha   vivido   en   Africa.   La   novela   impacta   por   la   cantidad   de   episodios   que   narra,   por   su   verosimilitud   y   por   la valentía   a   la   hora   de   exponer   anécdotas   que   a   los   europeos   nos   cuesta   entender.   El   final   es   una   delicia:   no   se espera" ( Retamach , noviembre 1990). "Con   estilo   sencillo,   cargado   de   emociones   y   vivencias   personales   que   muchas   veces   transmiten   poesía,   Miguel Aranguren   acierta   a   reflejar   el   ambiente   africano,   las   costumbres   y   la   mentalidad   de   sus   habitantes,   a   los   que comprende   y,   en   ocasiones,   admira   (...)   La   obra   consigue   transmitir   los   sentimientos   del   autor   en   lo   que   es   un libro de juventud escrito con espontaneidad y frescura" ( Mundo Cristiano , diciembre 1990).
OTRAS RESEÑAS
Bibliotráiler
Miguel Aranguren
LEE LAS PRIMERAS PÁGINAS
DESDE UN TREN AFRICANO
RESEÑAS