La Esfera de los libros ISBN: 978-84-9970-084-7 549 páginas.
Una novela, un viaje, una aventura… Mario    Guillén    de    Haro    es    un    adolescente    adoptado    por    un    matrimonio    muy    original,    ya    que    su    padre    se    dedica    a    la transformación   de   coches   de   lujo   en   piezas   de   museo.   Su   apacible   vida   de   adolescente   cambia   para   siempre   la   noche   en   la   que recibe   una   llamada   de   la   policía.   Sus   padres   han   fallecido   en   un   accidente   de   tráfico.   Sin   embargo,   un   testigo   asegura   haber   visto algo extraño: una sombra monstruosa caída del cielo que determinará el comienzo de una aventura febril. Seis   años   antes,   cuando   la   URSS   comienza   a   desmoronarse   con   la   caída   del   Muro   de   Berlín,   el   coronel   general Viktor   Pozdneev, que   trabaja   en   una   base   secreta   ubicada   en   Siberia,   está   a   punto   de   sacar   a   la   luz   el   más   sorprendente   de   los   experimentos bélicos,   al   que   el   imperio   comunista   ha   dedicado   durante   años   millones   de   rublos   con   los   que   se   han   puesto   a   prueba sobrecogedores experimentos biotecnológicos. Pero   es   un   tal   Telmo   en   quien   de   verdad   arranca   el   devenir   de   “El   arca   de   la   isla”.   En   los   años   cincuenta   del   siglo   XX   recorre   el continente   africano   como   un   singular   white   hunter   que   apresa   piezas   salvajes   para   servirlas   a   los   zoológicos   de   una   Europa devastada por la Guerra. Vividor y egoísta, redimirá sus culpas en una escalofriante odisea sin retorno. Entremedias,   el   lector   conoce   a   Heimdall,   a   Odín   y   a   otros   inquietantes   engendros   que   habitan   una   isla   en   mitad   del   océano Atlántico,   lugar   misterioso   que   atrae   al   joven   Mario   con   la   fuerza   de   un   imán   y   en   el   que,   sin   él   saberlo,   se   unirán   todos   los   hilos que tejen esta inclasificable novela. Como curiosidad, Aranguren ha dibujado ilustraciones con las que da inicio a cada uno de los capítulos.
Miguel Aranguren
EL ARCA DE LA ISLA
RESEÑAS
LEE LAS PRIMERAS PÁGINAS
OPINIONES DE LOS LECTORES
1.<<Nuestros   actos   tienen   consecuencias,   no   sólo   para   nosotros   sino   para   el   resto   del   universo.   Elegir   el   bien   o   el   mal   nos   marca   y   marca   el   devenir   de   la historia.   Creo   que   esta   es   una   de   las   líneas   principales   de   las   vidas   entrelazadas   que   narra   “El   Arca   de   la   Isla”,   una   novela   que   engancha   (yo   me   la   leí   en   dos noches)   y   que   con   el   ritmo   de   su   acción   nos   sumerge   en   un   mundo   de   manipulaciones,   amores,   odios,   resentimientos,   culpabilidades   y   perdón.   Un   regalo perfecto para cualquier edad, de esos que, además, nos ayudan a 'amueblar' la cabeza>>. María A. (Madrid)   2.   <Me   he   leído   “El   arca   de   la   isla”   en   dos   días.....   ¡¡Así   no   hay   quien   haga   frente   a   la   crisis!!...   Se   lo   paso   a   mis   amigas   a   partir   de   hoy.   Me   ha   encantado   (y   eso que yo soy fan, muy fan de “La hija del ministro”, novela con la que aún lloro>>. M.J. Atienda de Amores (Sevilla).   3.<<Anoche   terminé   “El   arca   de   la   isla”.   Me   ha   gustado   muchísimo.   Hoy   me   he   acordado   varias   veces   de   Mario   Guillén   de   Haro,   de   Cecil,   de Amalio   Ozores..., y   sé   que   los   voy   a   echar   de   menos.   Son   tan   reales   que,   a   pesar   de   que   son   personajes   de   una   novela,   les   llegas   a   coger   aprecio   por   lo   que   son,   lo   que   hacen   y   lo que   dicen.   (…)   Digamos   que   Miguel   Aranguren   es   un   buen   fotógrafo   de   la   imaginación,   de   lo   que   puede   ser.   Y   un   buen   prestidigitador   del   lenguaje,   porque recupera   palabras   y   expresiones   que   enriquecen   nuestro   idioma.   ¿Pero   todo   es   perfecto,   entonces?   ¡Casi!   Tengo   que   confesar   que   el   capítulo   donde   describe   la base   en   Siberia,   en   la   URSS,   me   parecía   sacado   de   una   película   de   James   Bond.   Parecía   "Goldeneye". Y   me   quedé   un   poco   patidifusa,   no   me   parecía   el   estilo   de Aranguren,   hasta   que   vi   que   era   como   un   guiño,   porque   es   ese   personaje   que   al   principio   parece   plano,   sacado   de   cualquier   película   o   novela   de   esa   época,   el   que va   cogiendo   consistencia   y   dinamismo,   y   se   vuelve   aterrador. Animales   que   hablan,   el   Árbol   de   la   Vida...   Si   no   fuera   porque   es   una   novela,   diría   que   casi   me   lo he creído>>.  Marta (Madrid)   4.<<Felicidades   por   tu   libro.   Me   ha   acompañado   en   la   etapa   final   de   mi   embarazo   y   en   el   tiempo   de   espera   en   el   hospital   hasta   que   hoy   nos   han   dado   el   alta   a Lucía   (que   ha   pesado   3,820   kg   y   ha   medido   51   cm)   y   a   mí.   “El   arca   de   la   isla”   me   parece   ameno,   entretenido,   muy   adaptado   al   perfil   literario   que   los   jóvenes reclaman   en   la   actualidad   y   con   valores,   algo   que   tanto   necesitamos   en   nuestra   vida   diaria.   En   resumen,   totalmente   recomendable   como   regalo   para   nuestros adolescentes>>. Trinidad Juárez (Madrid) 5.<<Ayer   acabé   de   leer   el   libro   “El   arca   de   la   isla”.   Te   tengo   que   decir   una   cosa:   no   me   ha   gustado…   ¡¡que   se   acabe!!   La   verdad   es   que   me   lo   he   leído   en   tres días,   pues   no   era   capaz   de   dejarlo   un   momento.   Se   lo   recomiendo   a   todos   mis   amigos,   pues   hace   tiempo   que   no   leía   una   novela   tan   bien   narrada,   con   el   léxico enriquecedor   y   que   te   lleva   a   pasar   y   pasar   páginas,   pues   no   puedes   dejar   ante   la   necesidad   de   saber   qué   pasará   en   el   capítulo   siguiente.   Lo   más   importante   es que   me   ha   hecho   olvidarme   por   un   rato   de   los   problemas   y   viajar   a   unos   sitios   maravillosos,   con   unos   personajes   increíbles   y   llenos   de   viviencias.   Me   ha encantado. Un 10>>. Alejandro Urteaga (Murcia).   6.<<”El   arca   de   la   isla”   me   ha   divertido   muchísimo.   Me   ha   enganchado   desde   el   principio   y   lo   he   seguido   con   enorme   interés.   Cuando   empiezas   a   leer,   te desconcierta   pues   cuesta   trabajo   ponerte   en   la   situación   de   que   existan   animales   que   hablen,   discurran   y,   sobre   todo,   que   tengan   tan   mala   uva   que   casi   alcanzan la   categoría   de   humanos.   Cierto   es   que   desde   Salomón,   que   hablaba   con   los   peces,   las   aves   y   las   fieras,   convivimos   con   una   larga   tradición   de   animales   parlantes que   han   tenido   portavoces   tan   ilustres   como   Fedro,   Esopo,   el   Infante   Don   Juan   Manuel,   Lope   de   Vega,   La   Fontaine,   Iriarte   o   Samaniego,   que   desde   nuestra   más tierna   infancia   nos   han   acostumbrado   a   considerar   la   parla   animal   como   algo   natural.   Una   vez   aceptado   este   insólito   hecho,   lo   demás   discurre   sin   dificultad   hasta que   te   encuentras   con   el   segundo   gran   escollo:   el   Árbol   de   la   Vida.   Así,   la   lectura   de   este   libro   se   convierte   en   una   especie   del   juego   de   la   oca:   cuando   has superado   un   montón   de   obstáculos   caes   en   el   laberinto,   el   pozo   y   la   cárcel.   Menos   mal   que   te   libras   de   caer   en   la   temida   muerte   y   llegas   a   un   final   que   se agradece. Julio Verne no lo hubiera hecho mejor. En resumen, me ha encantado y lo voy a recomendar a mis amigos>>. Joaquín de Cárdenas (Madrid)   7.<<He   terminado   de   leer   “El   arca   de   la   isla”   y   me   gustaría   conversar   "en   voz   alta"   sobre   lo   que   me   ha   parecido.   Es   todo   un   lujo,   porque   en   poquísimas ocasiones   el   lector   tiene   la   oportunidad   de   convertirse   en   "emisor".   Destaco,   en   primer   lugar,   el   léxico.   ¡Cómo   me   gustan   esos   párrafos   enumerativos!   Si   no ralentizara   la   lectura,   habría   cogido   el   diccionario   y   habría   buscado   infinidad   de   términos   desconocidos   para   mí   -plantas,   animales,   productos   químicos...-.   Así enlazo   con   el   segundo   punto   que   quiero   destacar:   el   conocimiento   que   Miguel   Aranguren   tiene   de   África.   No   solo   conocimiento;   yo   diría   "amor"   por   ese continente. Y   ahora   lo   que   tendría   que   consultar   es   un   atlas   (no   descarto   hacerlo   en   una   segunda   lectura   más   reposada),   se   ha   despertado   en   mí   el   deseo   de   saber más,   de   leer   más,   de   conocerlo   mejor   (…)   La   estructura   de   puzle   no   me   resulta   complicada,   aunque   me   imagino   que   a   algunos   lectores   sí   les   costará.   En   algún capítulo   del   final,   cuando   se   van   aproximando   los   diferentes   caminos,   puede   exigir   una   mayor   atención   lectora.Para   mí,   una   novela   es   buena   cuando   despierta   en el   lector   deseos   de   saber   más,   y   “El   arca   de   la   isla”,   sin   duda,   lo   es. Y   más   cuando   despierta   sentimientos   de   admiración,   empatía…>>.   Ángela   Nieto,   profesora de Instituto, de Lengua y Literatura (Huéscar, Granada)   8.<<Raros   son   los   lectores   que   no   se   han   iniciado   en   los   libros   "de   verdad"   con   historias   de   aventuras.   En   mi   caso,   al   menos,   fue   así.   Recuerdo   bien   la   sensación que   me   producían,   páginas   tras   página, Verne,   Salgari   y   compañía   con   sus   narraciones   de   náufragos,   viajes   improbables   y   hazañas   en   la   selva.   Con   “El   arca   de   la isla”   he   redescubierto   aquella   sensación   lejana   que   te   obligaba   a   pasar   las   hojas   y   casi   a   morderte   las   uñas   deseando   un   final   feliz   para   las   aventuras   del protagonista.   Eso   sí,   esta   novela   no   es   "arqueología   literaria",   sino   pura   actualidad:   clonación,   experimentos   genéticos,   líneas   de   ADN,   etc.   También   hay animales,   muchos   animales,   a   los   que   se   acaba   cogiendo   cariño. Y   viajes   envidiables,   desde   Siberia   hasta   África   sin   moverte   de   tu   mesilla   de   noche.   “El   arca   de la   isla”   tiene   varios   niveles   de   lectura:   la   disfrutará   igual   un   muchacho   ávido   de   aventuras   que   un   adulto   capaz   de   saborear   el   mensaje   profundo   (que   lo   tiene)   del libro.   En   estos   tiempos   en   los   que   triunfan   los   vampiros   postmodernos,   personajes   tan   humanos   como   Mario   te   devuelven   la   fe   en   los   libros...   y   en   los   libros   de aventuras. Lo recomiendo>>. Mario (León). 9.<<Tal   como   decía   Francisco   Umbral,   el   valor   de   un   autor   se   mide   por   la   capacidad   que   tiene   para   que   cada   una   de   sus   obras   se   adentre   por   sendas   narrativas nuevas.   Cuando   un   amigo   me   regaló   La   hija   del   ministro,   me   enganchó   su   detallada   trama   histórica;   después   me   enterneció   la   humanidad   de   los   personajes   de Aquel   verano;   y   ahora   me   ha   sorprendido   la   complejidad   narrativa   de   El   arca   de   la   isla.   En   esta   novela   aparecen   varias   historias   de   modo   paralelo,   las   cuales suceden en diferentes continentes y en momentos históricos distintos. El riesgo de escoger un marco narrativo tan amplio está en que no encajen bien las   historias,   mas   no   es   el   caso.   El   arca   de   la   isla   es   una   aventura   trepidante,   perfectamente   ensamblada,   en   la   que   el   lector   asiste   al   desmoronamiento   de   la URSS,   a   los   peligros   que   viven   los   cazadores   en   África   y   a   la   resolución   de   un   misterioso   crimen;   y   todo   ello   acaba   confluyendo   en   una   búsqueda   sobre   la condición   humana.   Hasta   donde   he   leído,   “El   arca   de   la   isla”   es   el   texto   narrativamente   más   ambicioso   de   Miguel   Aranguren   y   representa   un   cambio   de   estilo con respecto a anteriores obras>>. Santiago Sevilla (Madrid)   10.<<Además   de   una   lectura   amena,   entretenida   y   sorprendente   (cuesta   dejar   un   capítulo   en   suspenso   sin   adentrarse   en   el   siguiente),   que   son   valores   que   se   le suponen   a   Miguel   en   todas   sus   novelas,   en   “El   arca   de   la   isla”   yo   destacaría   especialmente   dos:   uno,   el   profundo   y   sincero   amor   que   profesa   al   continente africano   y   que   nos   traslada   -nos   contagia-   con   maestría;   se   ve   en   los   paisajes,   en   las   gentes,   en   las   costumbres,   hasta   en   la   luz... Y   dos,   el   gran   conocimiento   que Miguel   tiene   del   alma   humana.   No   sólo   en   los   conflictos   internos   de   los   personajes,   que   los   hace   crecer   y   evolucionar;   también   en   los   conflictos   internos   de   la sociedad:   esa   dualidad   entre   ciencia   y   religión,   en   eterna   -e   innecesaria-   lucha,   que   aquí   resuelve   Miguel   con   su   proverbial   sentido   de   la   moral   cristiana   y   un apabullante   sentido   común.   Por   último,   se   nota   que   Miguel   se   lo   ha   pasado   en   grande   escribiendo   -e   ilustrando-   “El   arca   de   la   isla”   y   eso,   por   supuesto,   también se   contagia.   Hay   aventura,   thriller,   romance,   héroes   involuntarios   (muy   hitchconiano),   villanos   de   calado,   experimentos   imposibles   (o   no   tanto),   suspense, amistad,   humor   y   mucha   acción...   La   única   pregunta   que   queda   en   el   aire,   después   de   leer   la   línea   final   es:   ¿por   qué   no   una   continuación?>>.   Pepe   Álvarez   de las Asturias (Madrid) 11.<<¿Por   dónde   empezar?...   “El   arca   de   la   isla”   me   ha   encantado   desde   el   primer   momento.   La   narración   me   ha   parecido   muy   intrigante,   sobre   todo   por   esos saltos   en   el   tiempo   que   me   hacían   pensar:   "¿qué   pasa   con   Mario?...   ,   pero   primero   tengo   que   saber   lo   de Víctor...   ¿Pero   qué   pinta   aquí   el   cazador   éste?...",   así   que me   he   tenido   que   reír   de   mí   mismo   y   de   los   líos   que   me   he   montado   yo   solito.   He   leído   por   ahí   que   recuerda   a   alguna   novela   de   Julio   Verne,   aunque   no   sabría asegurarlo,   ya   que   nunca   he   leído   un   libro   suyo.   De   todas   formas   “El   arca   de   la   isla”   es   una   novela   genial.   Un   fantástico   trabajo>>.   Cosme Aranguren   González (Segovia)   12.<<"El   arca   de   la   isla"   cuenta   con   una   estructura   recia   pero   a   la   vez   equilibrada   en   sus   argumentaciones.   Sus   personajes   envuelven   toda   una   parafernalia   de dualidades.   Las   bestias:   Heimdall,   Odín..,   son   crueles   pero   a   la   vez   obedientes.   Viktor   Pozdneev,   aferrado   a   sus   experimentos   biológicos   materialistas   y malvados.   Telmo   y   Cecil,   aventureros   y   oportunistas   en   el   azar   por   la   odisea   de   la   vida.   Mario,   de   joven   ingenuo   a   heredero   de   la   isla...   Un   largo   devenir   de personajes,   creados,   que   sustenta   todo   el   entramado   de   esa   gran   obra.   Mi   padre,   hombre   que   fue   de   campo,   gran   devorador   de   libros,   comparaba:   un   campo   de labrantío   con   una   obra   literaria.     Argumentaba,   que   los   dos   se   empezaban   tomando   ciertas   argucias   que,   trasladas   a   sus   respectivos   escenarios,   tomarían   cuerpo de   la   realidad:   surcar   línea   tras   línea   sin   salirse   de   los   márgenes.   El   esfuerzo   y   el   tiempo   darían   los   frutos   del   merecimiento.   Con   esfuerzo   y   el   gran   talento   que demuestra   Miguel   Aranguren,   puede   alcanzar   cualquier   meta   que   se   imponga,   augurando   un   futuro   tan   próspero   como   prometedor.   Creo   que   ya   lo   viene demostrando   desde   su   juventud.   “El   arca   de   la   isla"   bien   podría   llevarse   al   celuloide,   gozando   de   una   ambientación   recreada   por   la   geografía   universal   y contando   siempre   con   los   personajes   y   su   riqueza   literaria.   Igualmente   merece   felicitación   la   magnífica   ilustración   con   la   que   divide   la   estructuración   de   la novela>>. Ángel García Sanz (Segovia)
Bibliotráiler